Bienes Raíces,  Estilo

Feng Shui para soltar: menos y mejor para vivir abundantes 

¿Realmente lo necesitás? ¿Se rompió? ¿Sentís que es demasiado bueno para vos? Patricia Traversa, directora del Centro de Feng Shui Profesional y creadora del Método Feng Shui con Decodificación Ambiental, nos explica por qué es importante dejar entrar a la casa solo lo necesario.

 

Photo by Cottonbro/

Uno de los ejercicios básicos del Feng Shui es el de aprender a soltar, porque acumular cosas innecesarias o con energía corrupta tiene efectos negativos en la casa y en sus habitantes. La energía de lo roto o que ya no se usa es una energía estancada que bloquea el Qi del crecimiento y la prosperidad. El hábito de juntar indumentaria, electrodomésticos, revistas, adornos o muebles dificulta el mantenimiento del orden y la buena organización de las rutinas diarias. 

La cantidad de objetos que ingresan a una casa suele ser mucho mayor de la que egresa. Vamos acopiando cosas innecesarias para nuestro presente, a veces es por las dudas, otras por lealtades simbólicas o apegos a un pasado feliz y otras por necesidades imaginarias.  Podemos pensar que más es mejor, o que algo podría faltarnos en un futuro. Pero si evitamos ordenar y tirar es probable que estemos evadiendo algo de nuestra realidad, ya que esta saludable empresa implica redefinirse en el hoy y no en el pasado.  

Para que en un ambiente se genere un clima de bienestar, la energía debe estar en movimiento, fresca y fluida. Cuando la energía se estanca debido a suciedad, desorden o exceso de objetos se vuelve Yin y nociva, provocando un excedente energético que se percibe como atmósfera densa e incómoda. Si estás acumulando, algo está de más en tu vida. Lo óptimo es hacer espacio a lo esencial, ventilar, ordenar y dejar fluir el Qi nutritivo. Una casa organizada ordena la vida. 

¡Ayuda! ¿Por dónde empiezo? 

Muchas veces la gente me dice que no sabe por dónde o cómo comenzar. Se siente incómoda con el desorden de su casa pero le agobia la idea de poner manos a la obra. Sentir que hemos perdido el control es frustrante y al querer retomar el timón algunas personas se paralizan. Mi consejo es comenzar por lo más fácil. Todos los días algo y el efecto sinérgico pronto irá en aumento. 

  • La sencillez y la abundancia son aliadas 

La sencillez es lo opuesto a lo complicado, por lo que habitar una casa que ayude a simplificar las rutinas de orden y limpieza ayuda a conservar en buen estado la calidad del Qi. Algunas personas se aferran a conservar muebles y utensilios que no están en buen estado. Es mejor tener menos pero en buenas condiciones para facilitar el fluir de la energía próspera. ¡Vive Sencillo, Vive Abundante! 

  • Lo que no se ve, cuenta 

En muchas casas hay un cuartito de los cachivaches a donde va a dormir todo lo que no se sabe dónde poner. El error está en pensar que, como no se ve, no importa. Estos lugares terminan irradiando energía densa y corrupta. Hay quienes acumulan revistas o zapatos debajo de la cama, bloqueando la energía del dormitorio. Esto simboliza asuntos pendientes, proyectos inconclusos. 

  • Y lo que se rompió, ¿lo pego? 

La idea de pegar objetos rotos no es una máxima Feng Shui. Si no podemos reponerlo en ese momento, es preferible soltarlo a tener cosas emparchadas que irradian un Qi de escasez. En el caso de muebles como sillas o sofás, repondremos el tapizado, pero si se ha roto una pata o un respaldo y la reparación no es la adecuada emitirá pésimo Qi.

  • El valor de las cosas 

Las cosas tienen valor cuando se las usa. Muchas veces ocurre que guardamos cosas en perfecto estado pero no las usamos por considerar que hay que esperar una ocasión especial. Las cosas que elegimos hablan de nuestro estado de merecimiento. ¿Por qué no usar esa tetera que duerme en el aparador? ¿Tienes miedo a que se rompa y no poder comprar otra igual? Estos pensamientos  afirman que lo mejor no es apropiado para ti. Si nos permitimos poner en uso esas tazas reservadas para un día especial,  activaremos la energía de la abundancia y el bienestar. 

  • ¿Cuál es tu lista de pendientes? 

Todos tenemos una lista de pendientes. Puede tratarse de lijar un mueble, arreglar una canilla o vaciar estantes. La resistencia a afrontar esos pendientes no es fortuita. Ellos simbolizan aprendizajes en curso para aquella aspiración personal que están representando. En Feng Shui con Decodificación Ambiental invitamos a reflexionar sobre las emociones atrapadas ahí ¿miedo al éxito? ¿baja autoestima? ¿culpas sobre el amor? Resolver el ítem bloqueado libera emociones que estaban trabando el avance. 

Photo-by-Masha-Raymers-from-Pexels

La postergación del orden y la acumulación de objetos tiene un simbolismo para el Feng Shui y puede ser interpretada como apego al pasado o temor al cambio o al progreso. Por eso nos sentimos tan livianos cuando ordenamos. Hemos quitado lo que ya no sirve para dar espacio a lo auspicioso. Hemos ordenado nuestros pensamientos pero también nuestros proyectos. No importa si tu casa es pequeña o grande: quita de ella lo que represente conceptos de escasez como cuadros que irradian sensación de carga, cosas rotas o aquello que guardas sin sentido, por las dudas. Haz espacio, invita a la prosperidad a ingresar a tu hogar: ilumina los sectores oscuros, pinta las paredes desgastadas, escucha música alegre, evita las malas noticias, cuida plantas, decora con frases positivas, coloca un centro de mesa con frutas frescas. Dale oxígeno a tu hogar y respira la prosperidad en tu día a día para atraerla.  

 

Cómo evitar adherencias energéticas en la casa

Se acumulan en la suciedad y en objetos con Shar Qi (energía negativa). Corrompen y bloquean la energía vital. Para evitarlas:

  • Limpia y ventila la casa con frecuencia.
  • Sacude al sol almohadones y colchones.
  • Cada seis meses, revisa cajones y armarios, tira y recircula lo que ya no uses o no vayas a reparar.
  • Pinta las paredes cada tres años.
  • Aspira alfombras, elimina hongos y telarañas, quita imágenes descoloridas o viejas.
Patricia Traversa
Directora del Centro de Feng Shui Profesional
Creadora del Método Feng Shui con Decodificación Ambiental